Newsletter septiembre

Toda la info sobre nuestros rescatados, adopciones, tránsitos, parte de todo el trabajo voluntario que hacemos en Bicho Feliz

Si querés recibir nuestro Newsletter mensual completá tus datos:

Comunicación felina

Por @comportamientofelino

Me crucé con este gráfico que me pareció espectacular en términos de comunicación felina.
Demasiadas veces se confunde miedo con agresión (y fíjense como una deriva en la otra), y acá pueden ver que no solo hay que saber observar las posturas corporales sino también las expresiones faciales, porque estas cambian mucho más rápido.
Cuando el gato está alerta y concentrado en un estímulo las orejas están erguidas (arriba a la izquierda), si vamos bajando (incrementando el miedo), aparecen las orejas “de avioneta”, rotadas hacia abajo en actitud defensiva, junto con el soplido (que es advertencia y no agresión, como ya les he explicado). Si vamos hacia el extremo del gato agresivo, en cambio, las orejas están rotadas pero exhiben la parte interior hacia los lados.
Las pupilas nos dan la mayor cantidad de información para terminar de definir el cuadro. Las pupilas ovaladas indican un gato en estado normal, mientras que las pupilas dilatadas se asocian con el miedo, y las alargadas con la agresión. Ojo, a todo esto hay que agregarle la luz de ambiente y el contexto para poder hacer una lectura correcta.
La magia de los felinos reside en su facilidad para distinguir estas diferencias, por más sutiles que nos resulten a nosotros, y así evitar las confrontaciones físicas.
Todo aquel que trabaje con gatos debería ser capaz de entender este lenguaje, y sino más clarito, echale agua….y fíjate cómo se pone! (Para las grandes mentes que todavía lo recomiendan como método de educación 💦)